Tecnologías como retroalimentación de fuerza, servomotores de baja inercia, actuadores elásticos y tecnología de detección de colisiones limitan la potencia y las capacidades de fuerza de los “cobots” a niveles adecuados para el contacto. Los “cobots”, más compactos que los robots convencionales, generalmente tienen marcos ligeros con bordes suaves y redondeados, y puntos de contacto reducidos.

¿Qué normas de seguridad se aplican a los robots colaborativos?

La norma de seguridad ISO 10218 y la especificación técnica RIA TS 15066 definen las funciones de seguridad y el rendimiento del robot colaborativo. Bajo TS 15066, la supervisión de la fuerza y la velocidad del “cobot” se basa en los datos de la aplicación, el área de contacto humano y los peligros del espacio de trabajo.

Los datos de la aplicación, el posible contacto humano y los peligros del espacio de trabajo se consideran dentro de las configuraciones de seguridad calculadas, basadas en la norma TS 15066. Los fabricantes que no están familiarizados con estas normas de seguridad pueden contratar a un proveedor de evaluación de seguridad para hacer los cálculos y ofrecer sugerencias para mejorar la seguridad de la aplicación colaborativa general.

Consideraciones de seguridad clave para la enseñanza guiada a mano 

Las normas ISO 10218 e ISO/TS 15066 proporcionan normas y orientación para una funcionalidad de enseñanza con robots colaborativos. Muchos robots colaborativos, como el robot de la serie TM de Omron utilizan mecanismos intuitivos de guía manual para enseñar nuevas tareas sin la necesidad de programar explícitamente los movimientos del brazo robótico.

El modo de guía manual supervisa la fuerza y la velocidad para garantizar que el proceso de enseñanza cumpla con las normas de seguridad. Durante el diseño y la configuración de seguridad, los fabricantes deben asegurarse de que la guía manual solo pueda ocurrir después de (1) que el robot se haya detenido, (2) que se haya seleccionado el modo intencional y (3) que el monitoreo de velocidad y fuerza estén activos.

Consideraciones de seguridad clave para el espacio de trabajo colaborativo

Los robots colaborativos realizan tareas automatizadas en torno a otros equipos que podrían causar daños. El área en la que funciona un robot colaborativo, incluido cualquier herramienta o equipo adicional, se conoce como espacio de trabajo colaborativo.

Los fabricantes deben publicar y asignar todos los equipos adicionales en el proyecto de automatización colaborativo completo, asegurándose de evaluar cada dispositivo para detectar posibles peligros y sensores de seguridad para evitar daños humanos y en equipos. Además, el espacio de trabajo colaborativo debe estar claramente marcado.

Los diseñadores de herramientas de mecanizado automáticas, la manipulación de materiales y las aplicaciones de ensamblaje deben considerar todas las formas en que un robot colaborativo podría interactuar con un operador, qué aspectos del entorno podrían causar sujeción o aprisionamiento, y qué características de las herramientas del extremo del brazo pueden representar un riesgo debido al alto nivel de calor, los bordes filosos u otros peligros.

Si se realiza una evaluación de riesgos a fondo y se implementan las medidas de seguridad necesarias, se maximizarán las ganancias de eficiencia de una aplicación y aumentará el rendimiento.

Para leer el artículo completo escrito por Tina Hull, experta en seguridad funcional TUV e ingeniera de productos con certificación TUV, y Darrell Paul, gerente de mercado de robótica y movimiento, en Omron Automation Americas, visite el sitio web de Tech Briefs aquí.